3 formas de proteger los datos de tu smartphone

En plena era digital de continua y activa evolución, uno de los problemas cotidianos que más nos solemos encontrar es ¿cómo mantener a salvo mis fotos y vídeos personales? Porque siendo sinceros, que tire la primera piedra a quién no le haya dado un micro-infarto al darse cuenta de que ha borrado por accidente, la foto del bautizo del niño donde salían todos los abuelos…

 

Es una preocupación constante que afecta a todos los mortales que poseemos un smartphone, y con razón.

 

Hay muchas formas de perder nuestra información y que no podamos volver a recuperarla nunca más. Desde la rotura de la pantalla del smartphone, pasando porque se nos ha caído el teléfono al agua y no enciende (dato: ¡meterlo en arroz no funciona!), hasta como decíamos anteriormente, borrar las fotos o vídeos nosotros mismos por accidente.

 

Otras formas de perder nuestros recuerdos más preciados son los virus en el software del móvil, la rotura de la placa base al ejercer presión sobre el teléfono (por ejemplo, al llevarlo en el bolsillo de un pantalón vaquero y sentarnos o agacharnos) o incluso una propia actualización del sistema operativo de nuestro smartphone, que puede desencadenar en la mayor de las tragedias griegas.

 

Pero como se suele decir; ¡ser precavido vale por dos! Así que vamos a decirte 3 sencillas formas de mantener tus fotos y vídeos a salvo.

 

  1. Tarjeta de memoria o tarjeta SD: una tarjeta de memoria externa nos permite guardar todos nuestros datos sin que corran peligro alguno. Cualquier problema con nuestro teléfono no afectará a nuestros datos si previamente los hemos pasado a la tarjeta de memoria. Esta memoria independiente, la insertamos con la ayuda de un pincho tarjetero. ¡Dato! En esta tarjeta podremos guardar contactos, documentos, música, fotos y vídeos. No así aplicaciones, juegos o mensajes.

 

  1. Pendrive: conocido por todos a día de hoy. Un pendrive o memoria USB tiene la misma función que la tarjeta SD que comentamos anteriormente, pero en vez de tenerla fija dentro de nuestro teléfono, solo lo usamos en ocasiones concretas. Actualmente tenemos la opción de los pendrives duales, estos pendrives tienen un doble conector, lo que nos hace más fácil el traslado de nuestros datos.

 

  1. La nube: la opción más reacia de los consumidores. La mala fama que se ha ganado la nube para guardar nuestros datos más preciados es del todo infundada. Las continuas noticias de hackeos a empresas que ofrecen espacio en la nube para guardar nuestra información, tampoco han ayudado, al contrario, ha conseguido que los usuarios desechen casi totalmente esta opción, pero nada más lejos de la realidad. Es una forma muy segura de mantener nuestros datos a salvo, siempre y cuando no proporcionemos nuestras credenciales a terceros. Estas empresas que comentábamos (Dropbox, One Drive, Google Drive, etc.) cada día implementan medidas de seguridad más contundentes y proporcionan actualizaciones continuas para mantener nuestra información a salvo.

 

En definitiva, cualquiera de las tres opciones es completamente válida y segura, podemos elegir la que mejor nos convenga y con la que nos sintamos más cómodos, o podemos usar las tres para curarnos en salud. Lo que está claro es que la posible pérdida de nuestra información debería dejar de ser una preocupación, y pasar a ser una tarea cotidiana más en nuestro día a día.

Artículo realizado por:

M. Barreto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *