Nelson Makengo y su corto ganador en Miradasdoc.

 

El viernes 5 de marzo tuve la ocasión de ir a Miradasdoc en la sesión de la tarde para ver los cortos Up at night/ Nuit debout, Imperdonable y Heurtebise. El primero obtuvo el premio al Mejor Cortometraje Internacional y gracias a las redes sociales he podido contactar con su director  y realizador, Nelson Makengo quien aceptó ser entrevistado por Zoom en francés y tras la traducción al castellano aquí les dejo la entrevista. No obstante, les dejo una pequeña introducción previa sobre quién es Nelson Makengo.

Director y productor, Nelson Makengo nacido en 1990, vive y trabaja en Kinshasa. Es un director de cine y artista visual congolés cuyo trabajo oscila entre el arte contemporáneo y el cine. La última película de Makengo es ‘Up at Night o Nuit debout’ y cuenta con dilatado reconocimiento en premios anteriores a Miradasdoc, tales como el Best Short Documentary Award en IDFA 2019, Mejor Película Fidadoc, Dérives Prize FIFF Namur. Ha sido proyectada en más de cuarenta prestigiosos festivales por todo el mundo, incluido SUNDANCE, Sharjah Film Platform, Full Frame Documentary Film Festival, True False Film Fest and Cinéma du réel.

Su corto de 2018 ‘E’ville’ ha sido presentado en más de treinta festivales mundiales, ganando varios premios, incluido el Sharjah Art Foundation Residency Prize en la Bienal de Brasil y en el festival de Ruanda de cine documental y cortos de 2019. Makengo participó en 2020 en el Berlinare Talents y fue miembro del jurado en el IDFA (International Documentary Film Festival) de 2020. ‘Up at Night o Nuit debout’ es su sexto corto en su trayectoria creativa.

Recientemente sus trabajos, fotografías y películas han sido exhibidas en WIELS, Videobrasil Bieannial, Lubumbashi Biennale, Paiz Art Biennial, Musée International des Arts Modeste y recientemente en el Cité de 1’Architecture y del Patrimonio en  París.

De trato afable y cercano, Makengo ha respondido a las siguientes preguntas:

1.- En tu corto hablas de la falta de electricidad en Congo, haces denuncia social. ¿Crees que es un buen mecanismo para hacer reaccionar a los gobiernos?

El Congo tiene el potencial hidroeléctrico más elevado del mundo y hoy sólo se explota una pequeña parte de ese potencial (en beneficio de los países vecinos y de las industrias), mientras que la tasa de acceso de la población congoleña a la energía eléctrica es inferior al 9%. El Congo tiene dos grandes presas hidroeléctricas construidas sobre el río en la época Mobutu: Inga I e Inga II. Hoy su población lucha por tener acceso a la electricidad.

2.- La idea de las tres cámaras y a veces tres tiempos distintos en una misma escena, ¿a qué se debe? A mí particularmente me gustó mucho, pero quisiera saber tu criterio profesional.

La idea se inspira en el sistema de esclavización en una sala de control de la central hidroeléctrica Inga en el río Congo después de una visita. Lo más interesante era ver cómo se vigila constantemente el flujo eléctrico mientras la población lo necesita. La estética de multiplicación de las pantallas de control de esta central ha inspirado en gran parte la estética de este trozo de película. Poner una mirada de contemplación y no de inmersión para los espectadores.

3.- Sin electricidad,  ¿cómo es un día normal de un ciudadano del Congo en aldeas sin electricidad?

Kinshasa no se duerme, está en permanente resiliencia, tratando de procurar a la providencia de algunos noctámbulos que no temen desafiar las tinieblas en busca de lo que sobrevivir en esta hegemonía febril de la noche. Es en este contexto particular que he decidido filmar esta noche negra de Kinshasa: aunque esté en la oscuridad, está lejos de estar dormida.

4.-  ¿Qué consecuencias crees que tendrá tu denuncia social?

Lejos de ser un retrato caricaturesco de una Kinshasa exótica, esta película es ante todo la historia enredada de un pueblo rico y pobre en el corazón de África, que intenta levantarse desde tiempos inmemoriales, porque «no somos amados» como dice uno de los personajes de la película.

5.- ¿Cuánto tiempo tardaste en filmar el corto y en cuántas localizaciones lo realizaste?

La película se rodó durante dos semanas en distintos puntos de Kinshasa. Y precisó de dos meses de montaje.

6.- ¿Cómo ves tu futuro como cineasta?

Nunca me he hecho esa pregunta, porque creo que eso pone mucha presión después. Me gusta seguir mi instinto y buen juicio personal antes de pasar de un proyecto a otro. Mi trabajo se sitúa entre el arte contemporáneo y el cine, lo que me permite no aburrirme en un solo medio, todo depende de la historia que intento contar y de su forma estética y plástica finalmente.

7.- ¿Crees que para prosperar en tu profesión es necesario salir de tu país?

Llevo viajando cinco años por Europa, África y América. Por experiencia, creo realmente que es importante ir y volver, ya que permite conocerte a ti mismo a través de las diversas experiencias culturales. Lo más importante para mí es tener la oportunidad de viajar de un país a otro sin tener que depender de un trozo de papel llamado Visa. Realmente creo que la libre circulación es la única manera de poner fin a esta pandemia de inmigración ilegal. En lo que a mí respecta, el Congo es no parar de inspirarse, uno no deja de moverse y volver más tarde.

8.- Casi a la mitad del corto se ve a un grupo de jóvenes muy decepcionados con la situación actual del Congo, ¿qué piensas que pueden hacer para cambiar su perspectiva de futuro?

Desesperado como tantos congoleños por la impotencia y la indiferencia, planteo con astucia una mirada sobre individuos caracterizados por su desconfianza, incluso su falta de interés, con respecto a las promesas políticas que, desde la independencia de este país, nos mantienen en «la espera». El hecho de tomar conciencia de lo que debe hacerse o no para el bienestar de todos es ya el comienzo del cambio en mi opinión.

9.- Cuándo realizaste el corto, ¿imaginaste que podría tener tanta proyección y éxito internacional?

Al principio era un proyecto de instalación para una exposición de arte contemporáneo presentado en el WIELS centre d’art en Bruselas. Posteriormente, yo  y mi productora Rosa Spaliviero nos dijimos, ¿por qué no intentarlo para el festival? Todo empezó así. Después de su estreno mundial en el International Documentary Film Festival de Ámsterdam donde la película recibió el premio al mejor cortometraje documental, Best Short Documentary en el FIDADOC, Marruecos, Premio Derivs FIFF Namur, ¡Bélgica y hoy el premio al mejor cortometraje en MiradasDoc. Up at Night ha sido recibido en más de cincuenta prestigiosos festivales en todo el mundo, entre ellos el Prestigioso Festival de Cine de Sundance, Cine de lo Real, Full Frame, True False. En el medio del arte contemporáneo la película fue presentada en la Sharjah Art Foundation, Emiratos Árabes Unidos, Ciudad de la Arquitectura en París, Galería imane Farès, etc… Hoy en día, la película está nominada a las 350 mejores películas del año 2020 por el British Film Institute de Londres. Para responder a su pregunta, yo me digo siempre que cuando se hace una película independiente no se piensa en su éxito, lo más importante es pensar que esta película o este proyecto es mi mayor película que me gustaría ver en la pantalla grande y me limito a esto. El placer es haber recorrido este camino con todo el equipo de la película, que podría inspirar a toda una generación de artistas o cineastas que todavía tienen que ofrecernos lo que se esconde en sus entrañas.

10.- ¿Podrías hablarnos un poco de los protagonistas del corto, quién es la señora que aparece al principio y al final?

En realidad es una película con varias voces y no con un solo personaje. Pero ella, naturalmente, se impuso en el montaje como la persona que hace valer el propósito del relato y he aquí que se ha convertido en la energía que atraviesa esta película. Por desgracia, esta señora que se llama Mamá Bakuka murió hace unos meses, ¡a ella le debo totalmente esta película!

¡Gracias Mamá Bakuka, vecina de Kinshasa, por todo!

 

En Los Gigantes, a domingo 14 de marzo de 2021.

Ana Nayra Gorrín Navarro.

www.ananayragorrin.com

Especial agradecimiento a Nelson Makengo por ofrecerse a ser entrevistado para este medio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *